top of page

El Evangelio de hoy 23 febrero 2024 (Mt 5,20-26) Padre David de Jesús. El amor al prójimo.

El Evangelio de hoy (Mt 5,20-26):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:


    «Si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.


Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será reo de juicio. Pero yo os digo: todo el que se deja llevar de la cólera contra su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil” tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “necio”, merece la condena de la “gehena” del fuego.


Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.


Con el que te pone pleito procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último céntimo».


Textos para profundizar:

Santa Teresa del Niño Jesús. Historia de un alma:

Madre, al leer lo que acabo de escribir, usted podría pensar que la práctica de la caridad no me resulta difícil. Es cierto que, desde hace algunos meses, ya no tengo que luchar para practicar esta hermosa virtud. No quiero decir con esto que no cometa algunas faltas. No, soy demasiado imperfecta para eso. Pero cuando caigo, no me cuesta mucho levantarme, porque en un cierto combate conseguí la victoria, y desde entonces la milicia celestial viene en mi ayuda, pues no puede sufrir verme vencida después de haber salido victoriosa en la gloriosa batalla que voy a tratar de describir.


Hay en la comunidad una hermana que tiene el don de desagradarme en todo. Sus modales, sus palabras, su carácter me resultan sumamente desagradables. Sin embargo, es una santa religiosa, que debe de ser sumamente agradable a Dios.


Entonces, para no ceder a la antipatía natural que experimentaba, me dije a mí misma que la caridad no debía consistir en simples sentimientos, sino en obras, y [14rº] me dediqué a portarme con esa hermana como lo hubiera hecho con la persona a quien más quiero. Cada vez que la encontraba, pedía a Dios por ella, ofreciéndole todas sus virtudes y sus méritos.


Sabía muy bien que esto le gustaba a Jesús, pues no hay artista a quien no le guste recibir alabanzas por sus obras. Y a Jesús, el Artista de las almas, tiene que gustarle enormemente que no nos detengamos en lo exterior, sino que penetremos en el santuario íntimo que él se ha escogido por morada y admiremos su belleza.


No me conformaba con rezar mucho por esa hermana que era para mí motivo de tanta lucha. Trataba de prestarle todos los servicios que podía; y cuando sentía la tentación de contestarle de manera desagradable, me limitaba a dirigirle la más encantadora de mis sonrisas y procuraba cambiar de conversación, pues, como dice la Imitación: Mejor es dejar a cada uno con su idea que pararse a contestar.


Con frecuencia también, fuera de la recreación (quiero decir durante las horas de trabajo), como tenía que mantener relaciones con esta hermana a causa del oficio, cuando mis combates interiores eran demasiado fuertes, huía como un desertor.


Como ella ignoraba por completo lo que yo sentía hacia su persona, nunca sospechó los motivos de mi conducta, y vive convencida de que su carácter me resultaba agradable.


Un día, en la recreación, me dijo con aire muy satisfecho más o menos estas palabras: «¿Querría decirme, hermana Teresa del Niño Jesús, qué es lo que la atrae tanto en mí? Siempre que me mira, la veo sonreír». ¡Ay!, lo que me atraía era Jesús, escondido en el fondo de su alma... Jesús, que hace dulce hasta lo más amargo... Le respondí que sonreía porque me alegraba verla (por supuesto que no añadí que era bajo un punto de vista espiritual). Santa Teresa del Niño Jesús. Historia de un alma. Manuscrito C 13vº).



4 comentarios

4 Comments


Buen y bendecido día hermanitos en la fe, queridísimo Padre David, gracias de corazón!! Gracias por seleccionar con tanto amor cada texto que nos compartes día a día.

Pensaba en las Sagradas Escrituras inspiradas por nuestro Señor a los hagiógrafos, autores de cada libro y sentí que el Espíritu Santo le inspira a usted, mi querido Padre David ....para brindarnos ese detalle, esa palabra tan justa y clara en el momento preciso...

Cuántas veces me ha pasado encontrar a un hermano con el cual no puedo compartir mi opinión, mi mirada, sintiéndome como suelo decir "sapo de otro pozo", entonces le he pedido a Dios que me impulse mucho más a continuar ese vínculo, que no me deje ser com…


Like

Querido padre David de Jesús, comencé esta oración manifestándole al Señor cierta envidia o recelo si así se puede decir porque me hubiera encantado haber nacido en una familia como la de Santa Teresita del Niño Jesús, y haber recibido su educación y quizás hubiera sido más buena y no hubiera caído en tantos yerros, los cuales me afligieron mucho. Pero Jesús me sorprendió con un conocimiento hermoso de que tengo esa familia que estoy deseando haber tenido!!! Todos podemos ser como esa alma preciosa que fue Santa Teresita si lo queremos!!! Nunca es tarde para vivir esa hermosa santidad!!! ¡Qué hermoso saberlo!!!

Así comenzó mi oración y luego Jesús me consoló hermosamente!!! Y me cumplió el deseo!!!

Desear el…

Like

Mt 5:20-26. "Reconciliare". "Reconciliar".


Creo que a Dios amo mucho

pero me cae mal mi hermano,

soy el único que sufro,

me enfado y ya no le hablo.


A Dios no veo en los hombres,

muchos ya me la han jugado,

y Cristo no me responde.

¡Contesta, te estoy hablando!


Aquél de allá es un necio

y al vecino imbécil llamo.

Algo mal estoy haciendo,

algo raro está pasando.


Creía que yo era el bueno

y quizás me esté engañando,

todo me lo tomo en serio,

tengo que cambiar en algo.


Dice Santa Teresita

que venció su antipatía,

la hermana que mal le caía

era a la que más sonreía.


A Cristo en ella veía,

misericordia tenía.

Pediré a la…


Like

Dame Señor la gracia de amar en la justa medida. De encontrarte a Ti oculto en cada persona que pones a mi lado y de amarte irresistiblemente en cada uno de ellos.


Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, ruega por nosotros y llénanos el corazón con tu amor y tu dulzura.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page