top of page

El Evangelio de hoy Domingo II Cuaresma. Año B (Mc 9,2-10). Padre David de Jesús.

El Evangelio de hoy (Mt 17,1-9):

EN aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto.

Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.

De repente se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús:

    «Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y una voz desde la nube decía:

    «Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo».

Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.

Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo:

    «Levantaos, no temáis».

Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.

Cuando bajaban del monte, Jesús les mandó:

    «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos».

Textos para profundizar:

Oración colecta

OH, Dios,

que nos has mandado escuchar a tu Hijo amado,

alimenta nuestro espíritu con tu palabra;

para que, con mirada limpia,

contemplemos gozosos la gloria de tu rostro.

Por nuestro Señor Jesucristo.

Prefacio/ LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

V/.   El Señor esté con vosotros. R/.

V/.   Levantemos el corazón. R/.

V/.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/.

En verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación

darte gracias siempre y en todo lugar,

Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,

por Cristo, Señor nuestro.


Que, después de anunciar

su muerte a los discípulos,

les mostró en el monte santo

el resplandor de su luz,

para testimoniar,

de acuerdo con la ley y los profetas,

que, por la pasión,

se llega a la gloria de la resurrección.


Por eso,

con las virtudes del cielo,

te aclamamos continuamente en la tierra

alabando tu gloria sin cesar:


Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en nombre del Señor.

Hosanna en el cielo.

Oración después de la comunión

TE damos gracias, Señor,

porque, al participar en estos gloriosos misterios,

nos haces recibir, ya en este mundo,

los bienes eternos del cielo.

Por Jesucristo, nuestro Señor.



1 comentario

1 comentariu


Padre David de Jesús, espero que te guste este secretito, aunque sé que no es tan secretito. Usted mejor que yo describió con excelencia como San Juan de la Cruz esta preciosísima experiencia que Dios en su gran misericordia nos lleva a vivir y a gozar. El meditar sobre estas cosas me hace inflamar el corazón de emoción! Gracias por permitir que mi alma se exprese como ella es!!! Aquí en este espacio me siento libre de ser yo misma!!! En el mundo es difícil hablar así!!! Cordiales saludos y deseo de bendiciones para todos!!! Mónica.

Voy a contar un secretito que llevo hace mucho tiempo y que Jesús me mostró, Jesús me llevó a un lugar y desde ese…

Apreciază

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page