top of page

Evangelio 23 enero 2023 (Mc 3,22-30) Padre David de Jesús. La blasfemia contra el Espíritu Santo.

El Evangelio de hoy (Mc 3,22-30):

EN aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:

«Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios».

Él los invitó a acercarse y les hablaba en parábolas:

«¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa.

En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres:

los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre».

Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

Textos para profundizar:

1864. “Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres pero la blasfemia contra el Espíritu Santo no será perdonada” (Mc 3, 29; cf. Mt 12, 32; Lc 12, 10). No hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios mediante el arrepentimiento rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (cf. DeV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna.

1037. Dios no predestina a nadie a ir al infierno (cf. DS 397; 1567); para que eso suceda es necesaria una aversión voluntaria a Dios (un pecado mortal), y persistir en él hasta el final. En la liturgia eucarística y en las plegarias diarias de los fieles, la Iglesia implora la misericordia de Dios, que "quiere que nadie perezca, sino que todos lleguen a la conversión" (2 P 3, 9):

«Acepta, Señor, en tu bondad, esta ofrenda de tus siervos y de toda tu familia santa, ordena en tu paz nuestros días, líbranos de la condenación eterna y cuéntanos entre tus elegidos» (Plegaria eucarística I o Canon Romano, 88: Misal Romano).

1058. La Iglesia ruega para que nadie se pierda: "Jamás permitas [...] Señor, que me separe de ti" (Oración antes de la Comunión, 132: Misal Romano). Si bien es verdad que nadie puede salvarse a sí mismo, también es cierto que "Dios quiere que todos los hombres se salven" (1 Tm 2, 4) y que para Él "todo es posible" (Mt 19, 26).



4 comentarios

4 Comments


Buenos días Padre David gracias por la enseñanza del Espíritu Santo qué tenga un bendecido lunes usted y nuestra familia de María con nosotros 🌺💕♥️♥️

Like

Si bien es verdad que nadie puede salvarse a sí mismo, también es cierto que "Dios quiere que todos los hombres se salven" (1 Tm 2, 4) y que para Él "todo es posible" (Mt 19, 26).



Like

Romea Serani
Romea Serani
Jan 23, 2023

Un alma que se pierde produce un profundo e inconsolable dolor a Nuestro amado Jesús, por eso ofrezco mis oraciones, sacrificios y ofrendas por la conversión y salvación de todas las almas. Todos formamos el cuerpo místico de Cristo, la bondad y santidad de unos nos favorece a todos, la resistencia al Amor de Dios y la obstinación en el pecado de unos nos afecta a todos. Así que perseveremos en esta intención de hacerlo todo por amor a Jesús, por el bien y salvación de las almas y por nuestra propia santificación.

María, Reina de La Paz, asiste nos en este propósito.

Like
Replying to

Amén

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page