top of page

Evangelio 26 diciembre 2023 (Mt 10,17-22) Padre David de Jesús. Martirio de San Esteban.

El Evangelio de hoy (Mt 10,17-22):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«¡Cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles.

Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.

El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán.

Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará».

Textos para profundizar:

Hechos de los Apóstoles 7,54-8,1:

Oyendo sus palabras se recomían en sus corazones y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijando la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: «Veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios». Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos dejaron sus capas a los pies de un joven llamado Saulo y se pusieron a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu». Luego, cayendo de rodillas y clamando con voz potente, dijo: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado». Y, con estas palabras, murió. Saulo aprobaba su ejecución.

Prefacio I de Navidad:

V/.   El Señor esté con vosotros. R/.

V/.   Levantemos el corazón. R/.

V/.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/.


EN verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación

darte gracias siempre y en todo lugar,

Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque, gracias al misterio del Verbo hecho carne,

la luz de tu gloria brilló ante nuestros ojos con nuevo resplandor,

para que, conociendo a Dios visiblemente,

él nos lleve al amor de lo invisible.


Por eso, con los ángeles y arcángeles,

tronos y dominaciones,

y con todos los coros celestiales,

cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

 

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en nombre del Señor.

Hosanna en el cielo.

Concilio Vaticano II. Sacrosanctum concilium:

2. En efecto, la liturgia, por medio de la cual «se ejerce la obra de nuestra redención», sobre todo en el divino sacrificio de la Eucaristía, contribuye mucho a que los fieles, en su vida, expresen y manifiesten a los demás el misterio de Cristo y la naturaleza genuina de la verdadera Iglesia, cuya característica es ser a la vez humana y divina, visible y dotada de elementos invisibles, ferviente en la acción y dedicada a la contemplación, presente en el mundo y, sin embargo, peregrina; de modo que en ella lo humano esté ordenado y subordinado a lo divino, lo visible a lo invisible, la acción a la contemplación y lo presente a la ciudad futura que buscamos. Por eso, al edificar, día a día, a aquellos que están dentro para ser templo santo en el Señor, morada de Dios en el Espíritu hasta la medida de la plenitud de la edad de Cristo, la liturgia robustece de modo admirable sus fuerzas para predicar a Cristo, y así se muestra la Iglesia, a quienes están fuera, como signo levantado en medio de las naciones para que, bajo él, los hijos de Dios que están dispersos se congreguen en la unidad hasta que haya un solo rebaño y un solo Pastor.



1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 comentário


Romea Serani
Romea Serani
26 de dez. de 2023

Enséñanos Señor a perdonar, como también Tú nos has perdonado. Enséñanos Señor a amar, como también Tú nos has amado...


Haz que se nos note que somos tus discípulos, que buscamos perdonar y amar como Tu. A los amigos y a los enemigos...


San Esteban, protomártir, ruega por nosotros.


¡Feliz martes de la Octava de Navidad!

¡Dichosos nosotros invitados a descubrir el Amor de Dios en el Hijo que se ha hecho visible, amable, adorable!.

Curtir

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page