top of page

Evangelio 29 noviembre 2022 (Lc 10,21-24) Padre David de Jesús. Cómo recibir a Jesús.

El Evangelio de hoy (Lc 10,21-24):

EN aquella hora Jesús se llenó de alegría en el Espíritu Santo y dijo:

«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.

Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:

«¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron».


Textos para profundizar:

Isaías 11,1-10:

Pero brotará un renuevo del tronco de Jesé, | y de su raíz florecerá un vástago.

Sobre él se posará el espíritu del Señor: | espíritu de sabiduría y entendimiento, | espíritu de consejo y fortaleza, | espíritu de ciencia y temor del Señor.

3 Lo inspirará el temor del Señor. | No juzgará por apariencias | ni sentenciará de oídas;

juzgará a los pobres con justicia, | sentenciará con rectitud a los sencillos de la tierra; | pero golpeará al violento con la vara de su boca, | y con el soplo de sus labios hará morir al malvado.

La justicia será ceñidor de su cintura, | y la lealtad, cinturón de sus caderas.

Habitará el lobo con el cordero, | el leopardo se tumbará con el cabrito, | el ternero y el león pacerán juntos: | un muchacho será su pastor.

La vaca pastará con el oso, | sus crías se tumbarán juntas; | el león como el buey, comerá paja.

8 El niño de pecho retoza junto al escondrijo de la serpiente, | y el recién destetado extiende la mano | hacia la madriguera del áspid.

Nadie causará daño ni estrago | por todo mi monte santo: | porque está lleno el país del conocimiento del Señor, | como las aguas colman el mar.

10 Aquel día, la raíz de Jesé será elevada | como enseña de los pueblos: | se volverán hacia ella las naciones | y será gloriosa su morada.

Concilio Vaticano II. Lumen Gentium:

55. […] Asimismo, ella [María] es la Virgen que concebirá y dará a luz un Hijo, que se llamará Emmanuel (cf. Is 7,14; comp. con Mi 5, 2-3; Mt1, 22-23). Ella sobresale entre los humildes y pobres del Señor, que confiadamente esperan y reciben de El la salvación. Finalmente, con ella misma, Hija excelsa de Sión, tras la prolongada espera de la promesa, se cumple la plenitud de los tiempos y se instaura la nueva economía, al tomar de ella la naturaleza humana el Hijo de Dios, a fin de librar al hombre del pecado mediante los misterios de su humanidad.

2 comentarios

2 Comments


Romea Serani
Romea Serani
Nov 29, 2022

Señor, hazme pequeña y confiada en tus brazos, como una recién nacida y aumenta mi fe. Dependo completamente de Ti, mi Dios. Que todos Te conozcamos, Señor, para que no causemos daño ni estrago.

Like
Replying to

Te he escrito al mail. Respóndeme cuando puedas, querida Romea. Gracias.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page