top of page

Evangelio 6 enero 2024 (Mt 2,1-12) Padre David de Jesús. La Epifanía del Señor.

El Evangelio de hoy (Mt 2,1-12):

HABIENDO nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:

«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo».

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron:

«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:

   “Y tú, Belén, tierra de Judá,

   no eres ni mucho menos la última

   de las poblaciones de Judá,

   pues de ti saldrá un jefe

   que pastoreará a mi pueblo Israel”».

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:

«Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo».

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.

Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.

Textos para profundizar:

Oración colecta

OH, Dios,

que revelaste en este día tu Unigénito

a los pueblos gentiles por medio de una estrella,

concédenos con bondad, a los que ya te conocemos por la fe,

poder contemplar la hermosura infinita de tu gloria.

Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas

MIRA propicio, Señor, los dones de tu Iglesia

que no son oro, incienso y mirra,

sino Jesucristo que, en estas ofrendas,

se manifiesta, se inmola y se da en alimento.

Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Santa Teresa de Jesús. Libro de la vida:

3. Un día de San Pablo, estando en misa, se me representó toda esta Humanidad sacratísima como se pinta resucitado, con tanta hermosura y majestad como particularmente escribí a vuestra merced cuando mucho me lo mandó, y hacíaseme harto de mal, porque no se puede decir que no sea deshacerse; mas lo mejor que supe, ya lo dije, y así no hay para qué tornarlo a decir aquí. Sólo digo que, cuando otra cosa no hubiese para deleitar la vista en el cielo sino la gran hermosura de los cuerpos glorificados, es grandísima gloria, en especial ver la Humanidad de Jesucristo, Señor nuestro, aun acá que se muestra Su Majestad conforme a lo que puede sufrir nuestra miseria; ¿qué será adonde del todo se goza tal bien?. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la vida 28,3).



2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Feliz día de la Epifanía del Señor!! les comparto queridos padres y familia de María con nosotros esta sencilla meditación escrita en versos para festejar la alegría de este día. Dedicada a esa divina estrella que brilla en nuestras almas y que nos guía para encontrar al Señor, demos gracias a Dios por la estrella de la fe!!!


Sigamos a esta estrella divina!!!

Te contaré una historia,

que no es mágica,

sino muy cierta,

le sucedió a tres magos,

que siguieron una estrella!!!


Si miras al cielo de tu alma,

lo verás plagado de estrellas,

solo tienes que encontrar,

la que brilla con más fuerza!!!


Ella quiere guiarte,

al hallazgo de un Tesoro,

que de este mundo no es,

pero…


Like

¡Feliz Epifanía del Señor!

Gracias Niño Divino por todos los testigos que, como los Reyes Magos, nos has proporcionado para que, con su ejemplo, nos inviten a recorrer el camino interior que nos conduce al encuentro íntimo contigo.

Gracias Padre David, porque Usted ha encontrado a Jesús y nos ha avisado para que también nosotros podamos contemplarLe y adorarLe, buscando tener una profunda experiencia de Dios.

Gracias por invitarnos a ser otros testigos que anuncian al Señor y que invitan a otros a buscarLe, amarLe, contemplarLe y adorarLe.

Unidos en profunda y ferviente oración, con el deseo de llegar a ser almas contemplativas, por gracia de Dios y por intercesión de Santa María, San José y los Sabios de Oriente.


Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page