top of page

1 Comment


Tú me vienes dulcificando Señor. Ayúdame a custodiar la Paz que me das, evitando el enojo y aún ante la provocación, ayúdame a responder serenamente.


Si Tú quieres, puedes hacerlo.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page