top of page

El Evangelio de hoy Domingo III Cuaresma. Año B (Jn 2,13-25). Padre David de Jesús.

El Evangelio de hoy (Jn 2,13-25):

SE acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:


«Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre».


Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora».


Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:


«Qué signos nos muestras para obrar así?».


Jesús contestó:


«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré».


Los judíos replicaron:


«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?».


Pero él hablaba del templo de su cuerpo.


Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y creyeron a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.


Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba a ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.


Textos para profundizar:

Oración colecta

OH, Dios, autor de toda misericordia y bondad,

que aceptas el ayuno, la oración y la limosna

como remedio de nuestros pecados,

mira con amor el reconocimiento de nuestra pequeñez

y levanta con tu misericordia

a los que nos sentimos abatidos por nuestra conciencia.

Por nuestro Señor Jesucristo.


Antífona de comunión  Sal 85, 4-5

Hasta el gorrión ha encontrado una casa; la golondrina, un nido donde colocar sus polluelos: tus altares, Señor del universo, Rey mío y Dios mío. Dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre.


Definición de celo:

1. m. Cuidado, diligencia, esmero que alguien pone al hacer algo.

2. m. Interés extremado y activo que alguien siente por una causa o por una persona.



2 comentarios

2 comentários


Señor enséñame a cuidar el templo de mi alma cada día con la luz de tú espíritu .

Padre David qué bendición de parte de Dios poderlo escuchar qué tenga un bendecido Domingo usted y nuestra familia de María con nosotros amén 🙏🏼🙏🏼💖♥️

Curtir

Jn 2:13-25. "Nosset omnes". "Conocía a todos".


Vivo muy solo,

nadie me quiere,

hago yo todo,

nadie me entiende.


En las montañas,

entre la nieve,

nadie me engaña,

ninguno viene.


Dios te comprende

perfectamente,

Jesús te quiere

como tú eres.


Sin tu pecado,

con Cristo puedes,

está a tu lado,

Él te sostiene.


En soledad

mi alma crece,

dificultad,

Cristo la vence.


El viento limpia

estupideces

y purifica

muchas sandeces.


Y viene el diablo

a convencerte,

látigo en mano

limpias tu mente.


En tu desierto

te fortaleces,

tu yo ya ha muerto,

desaparece.


Tu templo es santo

en él detente,

párate un rato

muy lentamente.


https://evangeliomeditadoenverso.blogspot.com

https://www.justinianas.org

https://youtube.com/@monjasjustinianasonil6039

Curtir

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page