top of page

Evangelio 17 diciembre 2022 (Mt 1,1-17) Padre David de Jesús. La historia de Rajab.

Actualizado: 4 ene 2023

El Evangelio de hoy (Mt 1,1-17):

LIBRO del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.

Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.

David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.

Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.


Textos para profundizar:

Josué 2,1-24:

1 Josué, hijo de Nun, mandó en secreto dos espías desde Sitín, con este encargo: «Id y reconoced la región y la ciudad de Jericó». Ellos se fueron, llegaron a Jericó y entraron en casa de una prostituta llamada Rajab y se hospedaron allí. 2 Pero llegó el aviso al rey de Jericó: «Mira, unos hijos de Israel han llegado aquí esta tarde a reconocer el país».

3 Entonces el rey de Jericó mandó decir a Rajab: «Saca a los hombres que han entrado en tu casa, porque han venido a reconocer todo el país». 4 Pero ella metió a los dos hombres en un escondite y luego respondió: «Es cierto, vinieron esos hombres a mi casa, pero yo no sabía de dónde eran. 5 Y, al oscurecer, cuando se iban a cerrar las puertas, los hombres se marcharon, pero no sé adónde. Si salís rápidamente tras ellos, los alcanzaréis».

6 Rajab había hecho subir a los espías a la azotea y los había escondido entre unos haces de lino que tenía apilados allí. 7 Salieron algunos hombres en su busca camino del Jordán, hacia los vados; en cuanto salieron, se cerró la puerta de la villa.

8 Antes de que los espías se acostaran, Rajab subió a la azotea, donde ellos estaban, 9 y les dijo: «Sé que el Señor os ha dado el país, pues nos ha invadido una ola de terror, y toda la gente de aquí tiembla ante vosotros; 10 porque hemos oído que el Señor secó el agua del mar Rojo ante vosotros cuando os sacó de Egipto, y lo que hicisteis con los dos reyes amorreos de Transjordania, Sijón y Og, consagrándolos al exterminio; 11 al oírlo, ha desfallecido nuestro corazón y todos se han quedado sin aliento a vuestra llegada; porque el Señor, vuestro Dios, es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra. 12 Ahora, pues, juradme por el Señor que, por haberos tratado yo con bondad, vosotros también trataréis con bondad a la casa de mi padre. Y dadme una señal segura 13 de que dejaréis con vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas y a todos los suyos y que nos libraréis de la matanza».

14 Ellos le respondieron: «¡Nuestra vida a cambio de la vuestra, con tal de que no nos denuncies! Cuando el Señor nos dé el país, te trataremos con bondad y lealtad». 15 Entonces ella los descolgó con una soga por la ventana, porque su casa estaba pegando a la muralla y vivía en la misma muralla. 16 Y les dijo: «Caminad hacia el monte para que no os encuentren los que os andan buscando. Quedaos allí escondidos tres días, hasta que ellos regresen; luego podréis seguir vuestro camino». 17 Contestaron: «Nosotros respondemos de ese juramento que nos has exigido, con esta condición: 18 cuando entremos en el país, ata esta cinta roja a la ventana por la que nos has descolgado y reúnes aquí, en tu casa, a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. 19 Si alguien sale de las puertas de tu casa, su sangre caerá sobre su cabeza. Nosotros no seremos responsables. Pero, si alguien pone su mano sobre cualquiera que esté contigo en casa, su sangre caerá sobre nuestras cabezas. 20 En cambio, si nos denuncias, quedaremos libres del juramento que nos has exigido». 21 Rajab contestó: «De acuerdo».

Y los despidió. 22 Ellos se marcharon y ella ató la cinta roja a la ventana. Se metieron en el monte y estuvieron allí tres días, hasta que regresaron los que fueron en su busca; por más que los buscaron por todo el camino, no dieron con ellos. 23 Entonces los dos espías se volvieron monte abajo, cruzaron el río, llegaron hasta Josué, hijo de Nun, y le contaron todo lo que les había pasado. 24 Le dijeron: «El Señor nos da todo el país. Toda la gente está ya temblando ante nosotros».

2 comentarios

2 comentarios


Romea Serani
Romea Serani
17 dic 2022

Consagración al Inmaculado Corazón de María: Oh Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor para con nosotros. La llama de tu Corazón, Oh María, inflama a todos los hombres. Te amamos infinitamente. Imprime en nuestros corazones el verdadero Amor, de modo que tengamos un continuo deseo de Ti. Oh María, de suave y humilde Corazón, acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado. Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos, por medio de tu Inmaculado y maternal Corazón, que seamos curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón Maternal y nos convirtamos por medio de la llama de tu Corazón. Amén.

Me gusta

Romea Serani
Romea Serani
17 dic 2022

Que hermosa manera de iniciar nuestra octava de preparación a la Navidad.

Se llena mi corazón de gozo y se renueva mi esperanza en la Misericordia y en la Omnipotencia de Dios, quien siempre saca bienes de nuestros males.

Sus designios son perfectos.

Gracias Señor por tanto Amor que recibo de Ti. Gracias Dulce Madre por invitarme a renovar mi consagración a Ti.

Me gusta

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page