top of page

Evangelio 24 enero 2024 (Mc 4,1-20) Padre David de Jesús. ¿Por qué hay pocos santos?

El Evangelio de hoy (Mc 4,1-20):

EN aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al mar. Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca y, ya en el mar, se sentó, y el gentío se quedó en tierra junto al mar.

Les enseñó muchas cosas con parábolas y les decía instruyéndolos:

  «Escuchad: salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otra parte cayó entre abrojos; los abrojos crecieron, la ahogaron y no dio grano. El resto cayó en tierra buena; nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno».

Y añadió:

    «El que tenga oídos para oír, que oiga».

Cuando se quedó a solas, los que lo rodeaban y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas.

Él les dijo:

    «A vosotros se os ha dado el misterio del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que “por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y sean perdonados”».

Y añadió:

    «¿No entendéis esta parábola? ¿Pues cómo vais a conocer todas las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la semilla como terreno pedregoso; son los que al escuchar la palabra enseguida la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes, y cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, enseguida sucumben. Hay otros que reciben la semilla entre abrojos; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la semilla en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno».

Textos para profundizar:

San Juan de la Cruz. Llama de amor viva:

27. Y aquí nos conviene notar la causa por que hay tan pocos que lleguen a tan alto estado de perfección de unión de Dios. En lo cual es de saber que no es porque Dios quiera que haya pocos de estos espíritus levantados, que antes querría que todos fuesen perfectos, sino que halla pocos vasos que sufran tan alta y subida obra; que, como los prueba en lo menos y los halla flacos (de suerte que luego huyen de la labor, no queriendo sujetarse al menor desconsuelo y mortificación) de aquí es que, no hallándolos fuertes y fieles en aquello poco que les hacia merced de comenzarlos a desbastar y labrar, eche de ver lo serán mucho más en lo más, y mucho no va ya adelante en purificarlos y levantarlos del polvo de la tierra por la labor de la mortificación, para la cual era menester mayor constancia y fortaleza que ellos muestran.

Y así, hay muchos que desean pasar adelante y con gran continuación piden a Dios los traiga y pase a este estado de perfección, y, cuando Dios los quiere comenzar a llevar por los primeros trabajos y mortificaciones, según es necesario, no quieren pasar por ellas, y hurtan el cuerpo, huyendo el camino angosto de la vida (Mt. 7, 14), buscando el ancho de su consuelo, que es el de la perdición (ib. 7, 13), y así no dan lugar a Dios para recibir lo que le piden cuando se lo comienza a dar. Y así, se quedan como vasos inútiles (ib. 6, 15) porque, queriendo ellos llegar al estado de los perfectos, no quisieron ser llevados por el camino de los trabajos de ellos, pero ni aun casi comenzar a entrar en él, sujetándose a lo que era menos, que era lo que comúnmente se suele padecer. (San Juan de la Cruz. Llama de amor viva B 2,27).



9 comentarios

9 Comments


¡¡Gracias por todos vuestros comentarios!! Son muy hermosos... ❤️❤️❤️

Like

"Señor, dame lo que me pides y pídeme lo que quieras".


También yo quiero ser santa para vivir toda la eternidad adorando a Dios Uno y Trino, para poder estar con mi Madre María, los Santos y los Ángeles cantando Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo....


Gracias Señor porque me llamaste a la vida y a la santidad desde mi Bautismo, gracias por poner este deseo tan fuerte y determinante dentro de mi pequeña alma. Gracias por esta certeza que tengo de que Te pertenezco totalmente y de que todo es gracia. Dame la esperanza serena que me anime a vencer los obstáculos que pretenden dificultar mi peregrinar hacia el Cielo y la constancia firme en imitar…


Like

Padre David de Jesús! Yo también tengo este deseo en el alma, es mi gran deseo, quisiera llegar a la santidad. Gracias por tocar este tema, es mi preferido! sin embargo no puedo hablarlo con nadie porque es dificil encontrar gente que quiera hablar de santidad. Gracias a Dios encontré esta familia "María con nosotros" que me enseñan e iluminan tanto!!! y me escuchan!

Deseo amar a Dios como Jesús y el Padre y el Espíritu Santo se aman. Deseo un amor así de alto. Deseo amar como Dios ama. Deseo el amor. Deseo el Cielo. Deseo la Vida Eterna. Deseo amar a Jesús. Deseo amar a mi Padre. Deseo amar ....deseo a Dios, por eso deseo la santidad. Quiero…

Like
Replying to

Mónica, coincido con tus deseos.

También yo quiero que todos seamos santos, pues cada alma que se pierde es un dolor profundo en el Corazón amante del Señor, que bastante ha sufrido por todos para devolvernos la vida plena.


Que el Señor cumpla tu deseo y te haga santa.


¡La Paz del Señor!


Like

Sinceramente, quiero ser santa, pero cuando menos lo pienso... caigo. Como dice el Padre David, no puedo perder la fe y la esperanza en que Dios está siempre conmigo; tendiendo su mano para levantarme. La lucha es fuerte: la carne, el mundo y Satanás. Tengo un agijón que me persigue. Mas la misericordia de Dios se renueva cada mañana.

Like
Replying to

Abigail, ¿qué sería de nosotros sin el Amor Misericordioso del Señor?


Que bueno que esta familia de "María con nosotros" nos acoge, nos ama y nos alienta en nuestros esfuerzos diarios, pequeñitos al lado de la gracia Divina que nos guía y protege incesantemente.


Unidas en oración.

Like

Qué belleza. Gracias por compartir siempre poemas que junto con la prédica, nutren el alma.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page