top of page

Evangelio de hoy 2 mayo 2024 (Jn 15,9-11) Padre David de Jesús. La contemplación: abismarse en Dios.

El Evangelio de hoy (Jn 15,9-11):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

    «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.

Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud».

Textos para profundizar:

Oración sobre las ofrendas

OH, Dios,

que nos haces partícipes de tu única y suprema divinidad

por el admirable intercambio de este sacrificio,

concédenos alcanzar en una vida santa

la realidad que hemos conocido en ti.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

San Juan de la Cruz. Subida del Monte Carmelo:

1. Creo se va ya dando a entender algo cómo la fe es oscura noche para el alma y cómo también el alma ha de ser oscura o estar a oscuras de su luz para que de la fe se deje guiar a este alto término de unión. Pero para que eso el alma sepa hacer, convendrá ahora ir declarando esta oscuridad que ha de tener el alma algo más menudamente para entrar en este abismo de la fe. Y así, en este capítulo hablaré en general de ella, y adelante, con el favor divino, iré diciendo más en particular el modo que se ha de tener para no errar en ella ni impedir a tal guía. (San Juan de la Cruz. Subida del Monte Carmelo 2,4,1).

2785. Un corazón humilde y confiado que nos hace volver a ser como niños (cf. Mt 18, 3); porque es a “los pequeños” a los que el Padre se revela (cf. Mt 11, 25):

«Es una mirada a Dios y sólo a Él, un gran fuego de amor. El alma se hunde y se abisma allí en la santa dilección y habla con Dios como con su propio Padre, muy familiarmente, en una ternura de piedad en verdad entrañable» (San Juan Casiano, Conlatio 9, 18).

«Padre nuestro: este nombre suscita en nosotros todo a la vez, el amor, el gusto en la oración [...] y también la esperanza de obtener lo que vamos a pedir [...] ¿Qué puede Él, en efecto, negar a la oración de sus hijos, cuando ya previamente les ha permitido ser sus hijos?» (San Agustín, De sermone Domini in monte, 2, 4, 16).



3 comentarios

3 Comments


Hola.

Querido P. David.

Antes de escuchar el evangelio del dia viernes 3 de m se escuchar el de ayer que no pude escuchar. Es una gracia de Dios, de oir sus palabras de amor que nos invita cada dia a vivir con mas profundidad de nuestra Fe en Dios.

A ud. P. David un agradecimiento por que, me hace mas entender la palabra de Dios, que a veces yo no las entiendo y una infinita gracias a Maria que me acerca cada dia mas, a su hijo amado, Nuestro Señor Jesucristo. Bendito y Alabado seas por siempre Mi Señor.

Un abrazo en Jesus, Maria y Jose.

09:29 AM.


Like

Dame la Fe Señor de creer, aunque no entienda, cómo Tu Corazón infinito puede caber en mi pobre y finito corazón.


Dulce Madre, lánzame al abismo de la Fe, para permanecer envuelta en el abismo del inconmensurable e infinito Amor de Dios.


El Señor nos quiere Santos, y lo que ÉL quiere, yo lo quiero.


¡La Paz del Señor!

Like

Jn 15:9-11. "Præcepta mea". "Mis mandamientos".


Si dicen que son cristianos

hay que cumplir mandamientos,

pero a Cristo no hacen caso,

el amor es cumplimiento.


El amor es obediencia,

un acto de voluntad,

examino mi conciencia

y sé si amo de verdad.


Amar a Dios no es sentir,

que mande nuestra emoción,

amar a Dios es cumplir

con lo que Cristo mandó.


Hacer caso, someternos,

ser humildes, muy pequeños,

cumpliendo sus mandamientos

sé si de verdad lo quiero.


Lo básico es no pecar,

y te querrán engañar,

te dirán que eso da igual,

que Dios siempre te amará.


Dios también ama al demonio

y lo deja en la existencia,

que no te coman el coco,

el quid de esto es…


Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page