top of page

Evangelio 8 diciembre 2022 (Lc 1,26-38) Padre David de Jesús. La Inmaculada Concepción.

El Evangelio de hoy (Lc 1,26-38):

EN aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:

    «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».

Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel.

El ángel le dijo:

    «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».

Y María dijo al ángel:

    «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?».

El ángel le contestó:

    «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».

María contestó:

    «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».

Y el ángel se retiró.


Textos para profundizar:

LA INMACULADA CONCEPCIÓN

490. Para ser la Madre del Salvador, María fue "dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante" (LG 56). El ángel Gabriel en el momento de la anunciación la saluda como "llena de gracia" (Lc 1, 28). En efecto, para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente conducida por la gracia de Dios.

491. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María "llena de gracia" por Dios (Lc 1, 28) había sido redimida desde su concepción. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:

«... la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (Pío IX, Bula Ineffabilis Deus: DS, 2803).

492. Esta "resplandeciente santidad del todo singular" de la que ella fue "enriquecida desde el primer instante de su concepción" (LG 56), le viene toda entera de Cristo: ella es "redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo" (LG 53). El Padre la ha "bendecido [...] con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo" (Ef 1, 3) más que a ninguna otra persona creada. Él la ha "elegido en él antes de la creación del mundo para ser santa e inmaculada en su presencia, en el amor" (cf. Ef 1, 4).

493. Los Padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios "la Toda Santa" (Panaghia), la celebran "como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada y hecha una nueva criatura por el Espíritu Santo" (LG 56). Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida.

2 comentarios

2 comentários


Romea Serani
Romea Serani
08 de dez. de 2022

En nuestra Iglesia celebramos hermosas fiestas, una de ellas es la de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, admirable Mujer escogida por Dios para que fuera la Madre de Su Hijo encarnado, por eso el pecado no tiene ninguna incidencia sobre Ella. Este misterio incomprensible fue aceptado con humildad por la Llena de Gracia, redimida desde el momento mismo de su concepción. El Fiat de María la hace poseedora de las más grandes bendiciones y gracias, las mismas que dispensa a los creyentes que acudimos a Su intercesión ante la Santísima Trinidad.

Todo lo que se diga o haga para honrar a Nuestra Madre Inmaculada es poquito.

Gracias Dulce Madre por tu Fiat generoso que por la Anunciación te sostiene…

Curtir

Perla Zumaya
Perla Zumaya
07 de dez. de 2022

Padre que hermosa meditación, ha tocado mi corazón, sentí su profundo dolor en la obediencia y he sido muy feliz, se saber que así se puede amar más, es difícil soportar en el silencio, pero escuchar su testimonio me da mucha esperanza, gracias por su obediencia, por su amor y por compartir el amor de nuestra madre.

Curtir

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page