top of page

Evangelio 1 diciembre 2022 (Mt 7,21.24-27) Padre David de Jesús. Hacerse pequeño.

Actualizado: 1 dic 2022

El Evangelio de hoy (Mt 7,21.24-27):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».


Textos para profundizar:

Isaías 26,1-6:

Aquel día, se cantará este canto en la tierra de Judá:

«Tenemos una ciudad fuerte, | ha puesto para salvarla murallas y ba­luartes.

Abrid las puertas para que entre un pueblo justo, | que observa la lealtad;

3 su ánimo está firme y mantiene la paz, | porque confía en ti.

Confiad siempre en el Señor, | porque el Señor es la Roca perpetua.

Doblegó a los habitantes de la altura, | a la ciudad elevada; | la abatirá, la abatirá | hasta el suelo, hasta tocar el polvo.

La pisarán los pies, los pies del oprimido, | los pasos de los pobres».

64. Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cf. Is 2,2-4), y que será grabada en los corazones (cf. Jr 31,31-34; Hb 10,16). Los profetas anuncian una redención radical del pueblo de Dios, la purificación de todas sus infidelidades (cf. Ez 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cf. Is 49,5-6; 53,11). Serán sobre todo los pobres y los humildes del Señor (cf. So 2,3) quienes mantendrán esta esperanza. Las mujeres santas como Sara, Rebeca, Raquel, Miriam, Débora, Ana, Judit y Ester conservaron viva la esperanza de la salvación de Israel. De ellas la figura más pura es María (cf. Lc 1,38).

489. A lo largo de toda la Antigua Alianza, la misión de María fue preparada por la misión de algunas santas mujeres. Al principio de todo está Eva: a pesar de su desobediencia, recibe la promesa de una descendencia que será vencedora del Maligno (cf. Gn 3, 15) y la de ser la madre de todos los vivientes (cf. Gn 3, 20). En virtud de esta promesa, Sara concibe un hijo a pesar de su edad avanzada (cf. Gn 18, 10-14; 21,1-2). Contra toda expectativa humana, Dios escoge lo que era tenido por impotente y débil (cf. 1 Co 1, 27) para mostrar la fidelidad a su promesa: Ana, la madre de Samuel (cf. 1 S 1), Débora, Rut, Judit, y Ester, y muchas otras mujeres. María "sobresale entre los humildes y los pobres del Señor, que esperan de él con confianza la salvación y la acogen. Finalmente, con ella, excelsa Hija de Sión, después de la larga espera de la promesa, se cumple el plazo y se inaugura el nuevo plan de salvación" (LG 55).

1 comentario

1 Comment


Romea Serani
Romea Serani
Dec 01, 2022

Señor, mi Roca perpetua, confío en Ti, pero aumenta mi fe y dame un corazón humilde.

Quiero amarTe y confiar en Ti como María, en completo abandono.

En Ti construyo mi casa, donde quiero que Tu habites.

¡Te amo Señor!, gracias por Tu Amor, gracias por darnos a María por Madre.

La Paz del Señor, fruto de la confianza y el abandono en Su Divino Querer.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page