top of page

Evangelio 10 febrero 2024 (Mc 8,1-10) Padre David de Jesús. El alma llena de Dios.

El Evangelio de hoy (Mc 8,1-10):

POR aquellos días, como de nuevo se había reunido mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:

    «Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer, y si los despido a sus casas en ayunas, van a desfallecer por el camino. Además, algunos han venido desde lejos».

Le replicaron sus discípulos:

    «¿Y de dónde se puede sacar pan, aquí, en despoblado, para saciar a tantos?».

Él les preguntó:

    «¿Cuántos panes tenéis?».

Ellos contestaron:

    «Siete».

Mandó que la gente se sentara en el suelo y tomando los siete panes, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente.

Tenían también unos cuantos peces; y Jesús pronunció sobre ellos la bendición, y mandó que los sirvieran también.

La gente comió hasta quedar saciada y de los trozos que sobraron llenaron siete canastas; eran unos cuatro mil y los despidió; y enseguida montó en la barca con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanuta.

Textos para profundizar:

Definición de compasión:

Del lat. tardío compassio, -ōnis.

1. f. Sentimiento de pena, de ternura y de identificación ante los males de alguien.

Definición de conmover:

Del lat. commovēre.

1. tr. Perturbar, inquietar, alterar, mover fuertemente o con eficacia a alguien o algo. U. t. c. prnl.

2. tr. enternecer (‖ mover a ternura).

Nuevo Testamento del Padre Manuel Iglesias. Nota:

2 Siento compasión de ésa gente: lit. me conmuevo sobre la multitud.

San Juan de la Cruz. Llama de amor viva B:

20. La segunda caverna es la voluntad, y el vacío de ésta es hambre de Dios tan grande que hace desfallecer al alma, según lo dice también David (Sal. 83, 3) diciendo: Codicia y desfallece mi alma a los tabernáculos del Señor. Y esta hambre es de la perfección de amor que el alma pretende. (San Juan de la Cruz. Llama de amor viva B 3,20).

San Juan de la Cruz. Cántico espiritual B:

1. ¡Cuál, pues, entenderemos que estará la dichosa alma en este florido lecho, donde todas estas dichas cosas y muchas más pasan, en el cual por reclinatorio tiene al Esposo Hijo de Dios y por cubierta y tendido la caridad y amor del mismo Esposo! De manera que de cierto puede decir las palabras de la Esposa, que dice (Ct. 2, 6): Su siniestra debajo de mi cabeza. Por lo cual con verdad se podrá decir que esta alma está aquí vestida de Dios y bañada en divinidad; y no como por cima, sino que en los interiores de su espíritu, estando revertida en deleites divinos, con hartura de aguas espirituales de vida, experimenta lo que David dice (Sal. 35, 9-10) de los que así están allegados a Dios, es a saber: Embriagarse han de la grosura de tu casa, y con el torrente de tu deleite darles has a beber; porque cerca de ti está le fuente de vida. ¡Qué hartura será, pues, ésta del alma en su ser, pues la bebida que le dan no es menos que un torrente de deleite! El cual torrente es el Espíritu Santo, porque, como dice san Juan (Ap. 22, 1), él es el río resplandeciente de agua viva que nace de la silla de Dios y del Cordero, cuyas aguas, por ser ellas amor íntimo de Dios, íntimamente infunden al alma y le dan a beber este torrente de amor, que, como decimos, es el Espíritu de su Esposo que se le infunde en esta unión; y por eso ella, con grande abundancia de amor, canta esta canción:

En la interior bodega

de mi Amado bebí y, cuando salía

por toda aquesta vega,

ya cosa no sabía;

y el ganado perdí que antes seguía.

(San Juan de la Cruz. Cántico espiritual B 26,1).



6 comentarios

6 Comments


Así como la tierra reseca y resquebrajada espera la llegada del agua para empaparse y hacerse fértil, mi pequeña alma añora ser inundada por un torrente de deleite y así empezar a sentir saciada su hambre de Dios, pero no del todo, para nunca dejar de buscarlo, como la doncella a su amado.

¡Gracias Dios por amarnos tanto!

Like

Guest
Feb 10

Dios por medio de su palabra nos alimenta el cuerpo y el alma palabra viva que fortalece nuestras capacidades virtudes que nos da fuerzas para poder seguir en este camino terrenal hasta el camino eterno que es su presencia en el cielo

Like

Mc 8:1-10. "Saturati". "Hartos".


Estoy harto de este mundo,

harto de tener riquezas,

de la fama y la grandeza,

harto de hartarme de fiestas.


El camino del exceso

me hartó de goces mundanos,

tuve gula de lo humano,

indigestión del hartazgo.


El resacón de la vida

y ahora me dan arcadas,

mi carne quedó saciada,

la materia me da náusea.


De la hartura fui al vacío,

del todo pasé a la nada,

y en la nada encontré el todo,

el todo que sacia el alma.


Jesús será nuestro todo,

fuente de toda esperanza,

es el Todopoderoso,

el que sobre todo manda.


Cuanto más de Dios me sacio

más hambre me da la gracia,

no me harto de hacerme santo,

Jesús…


Like
Replying to

¡Precioso!

Like

Los cristianos sentimos hambre de Vida Eterna porque Dios es Vida Eterna, y nuestro Padre del Cielo nos da la vida para vivir por siempre!! Esto es maravilloso!!! Yo estoy aquí pero sé que no moriré jamás!!! morirá mi cuerpo pero mi ser, mi alma, mi nombre, no morirá jamás!!! Este conocimiento tan hermoso produce hambre a nuestras almas! En esta vida nada sacia esta hambruna, solo Dios nos puede llenar!!! Mi alma debe tener un estómago gigante porque no me sacio. ¡Pobre Jesús! Entoces me la paso buscando, orando, pidiendo y llamando a mi amado del alma! Vivo en un permanente ayuno de Dios! Es una pequeña y adorable crucecita que lleva mi alma. Ella camina con hambre pero…


Like
Replying to

¡Que paradoja!

Dios te bendiga, Mónica.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page