top of page

Evangelio 15 enero 2023 (Jn 1, 29-34) Padre David de Jesús. Domingo 2 Tiempo Ordinario.

El Evangelio de hoy (Jn 1, 29-34):

EN aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó:

«Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel».

Y Juan dio testimonio diciendo:

«He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él.

Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:

“Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”.

Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

Textos para profundizar:

"EL CORDERO QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO"

608. Juan Bautista, después de haber aceptado bautizarle en compañía de los pecadores (cf. Lc 3, 21; Mt 3, 14-15), vio y señaló a Jesús como el "Cordero de Dios que quita los pecados del mundo" (Jn 1, 29; cf. Jn 1, 36). Manifestó así que Jesús es a la vez el Siervo doliente que se deja llevar en silencio al matadero (Is 53, 7; cf. Jr 11, 19) y carga con el pecado de las multitudes (cf. Is 53, 12) y el cordero pascual símbolo de la redención de Israel cuando celebró la primera Pascua (Ex 12, 3-14; cf. Jn 19, 36; 1 Co 5, 7). Toda la vida de Cristo expresa su misión: "Servir y dar su vida en rescate por muchos" (Mc 10, 45).



3 comentarios

3 Comments


Amado Jesús ayudame a disponer mi corazón y entendimiento con tú Santo Espíritu para poder entender las Sagradas Escrituras gracias Padre David por está hermosa tarea bendecido domingo 🌟🌟❤️❤️🌼🌼

Like

Romea Serani
Romea Serani
Jan 15, 2023

Que indigna soy de recibir al Cordero de Dios, pero mi necesidad de recibirLe es más grande que mi indignidad. Ven Espíritu Santo y ayúdame en la lectura de los pasajes del A.T. y del Apocalipsis

Like

"EL CORDERO QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO"... Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.



Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page