top of page

1 Comment


No se endurezca mi corazón Señor. Mis enemigos me acechan. La soberbia y la desconfianza me quieren hacer caer, líbrame y ponme a salvo, pues yo me refugio en Tí, porque mi peña y mi alcázar eres Tú.


"Mi boca cantará tu justicia, y todo el día tu salvación".

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page