top of page

Curso de vida espiritual. 55) Bienaventurados los que trabajan por la paz.


TEXTOS PARA PROFUNDIZAR


Algunas enseñanzas esenciales de Jesús sobre la Paz


Lucas 10, 3-6:


«¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias; y no saludéis a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros».


Juan 14, 1-3. 27:


«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porque me voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros (...) La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde».


Juan 16, 29-33:


«Le dicen sus discípulos: «Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que has salido de Dios». Les contestó Jesús: «¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo».


Juan 20, 19-22:


«Entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros. Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo”».


Otros textos para profundizar


Isaías 52, 7-9:


«¡Qué hermosos son sobre los montes | los pies del mensajero que proclama la paz, | que anuncia la buena noticia, | que pregona la justicia, | que dice a Sión: «¡Tu Dios reina!». Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, | porque ven cara a cara al Señor, | que vuelve a Sión. Romped a cantar a coro, | ruinas de Jerusalén, | porque el Señor ha consolado a su pueblo, | ha rescatado a Jerusalén».


Oración atribuida a San Francisco de Asís


¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz!

Que allí donde haya odio, ponga yo amor;

donde haya ofensa, ponga yo perdón;

donde haya discordia, ponga yo unión;

donde haya error, ponga yo verdad;

donde haya duda, ponga yo fe;

donde haya desesperación, ponga yo esperanza;

donde haya tinieblas, ponga yo luz;

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto

ser consolado como consolar;

ser comprendido, como comprender;

ser amado, como amar.

Porque dando es como se recibe;

olvidando, como se encuentra;

perdonando, como se es perdonado;

muriendo, como se resucita a la vida eterna.


Benedicto XVI:


«¡Cuántas veces desearíamos que Dios se mostrara más fuerte! Que actuara duramente, derrotara el mal y creara un mundo mejor (…) Nosotros sufrimos por la paciencia de Dios. Y, no obstante, todos necesitamos su paciencia. El Dios, que se ha hecho cordero, nos dice que el mundo se salva por el Crucificado y no por los crucificadores. El mundo es redimido por la paciencia de Dios y destruido por la impaciencia de los hombres» (Misa inicio pontificado: 25-4-2005).


«Al final, sin embargo, permanece siempre en todos nosotros la pregunta que Judas Tadeo le hizo a Jesús en el Cenáculo: «Señor, ¿qué ha sucedido para que te muestres a nosotros y no al mundo?» (Jn 14,22). Sí, ¿por qué no te has opuesto con poder a tus enemigos que te han llevado a la cruz?, quisiéramos preguntar también nosotros. ¿Por qué no les has demostrado con vigor irrefutable que tú eres el Viviente, el Señor de la vida y de la muerte? (…) Es propio del misterio de Dios actuar de manera discreta. Sólo poco a poco va construyendo su historia en la gran historia de la humanidad. Se hace hombre, pero de tal modo que puede ser ignorado por sus contemporáneos, por las fuerzas de renombre en la historia. Padece y muere y, como Resucitado, quiere llegar a la humanidad solamente mediante la fe de los suyos, a los que se manifiesta. No cesa de llamar con suavidad a las puertas de nuestro corazón y, si le abrimos, nos hace lentamente capaces de «ver». Pero ¿no es éste acaso el estilo divino? No arrollar con el poder exterior, sino dar libertad, ofrecer y suscitar amor. Y, lo que aparentemente es tan pequeño, ¿no es tal vez ‒pensándolo bien‒ lo verdaderamente grande? (Jesús de Nazaret, Tomo II, Cap. 9, 3.)


1 Corintios 13, 4-8:


«El amor es paciente, es benigno; el amor no tiene envidia, no presume, no se engríe; no es indecoroso ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasa nunca».



3 comentarios

3 Comments


Padre Alfredo gracias por está reflexión de esta bienaventuranza qué llegó muy profundo a mi corazón en éste momento de mi vida un poco complicado pero qué lo abre a la esperanza un fuerte abrazo lleno de bendiciones nuevamente gracias a Dios y usted amén 🙏🏼 🙏🏼 💖♥️❤️

Like

Romea Serani
Romea Serani
Sep 07, 2023

Que alegría volverlo a ver Padre Alfredo y seguir creciendo con sus enseñanzas que nos invitan a ser sembradores de Paz y de Amor, no como los da el mundo, sino como los da Jesús.

Que nuestros corazones sean territorio del Señor, donde se instaure para siempre su Reino de Paz y de Amor infinitos.

Que seamos bienaventurados, con la ayuda de Nuestra Señora y Reina de la Paz.

Que el Señor lo bendiga y le conceda la gracia de sentirse muy amado por la Trinidad Santa.

La Paz del Señor!

Like
Replying to

La Paz del Señor, querida Romea. Muchas gracias. El Señor te colme de sus bendiciones.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page