top of page

Evangelio 20 noviembre 2023 (Lc 18,35-43) Padre David de Jesús. Cómo orar en la aridez.

Actualizado: 20 nov 2023

El Evangelio de hoy (Lc 18,35-43):

CUANDO se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le informaron:

    «Pasa Jesús el Nazareno».

Entonces empezó a gritar:

    «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!».

Los que iban delante lo regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte:

    «¡Hijo de David, ten compasión de mí!».

Jesús se paró y mandó que se lo trajeran.

Cuando estuvo cerca, le preguntó:

    «¿Qué quieres que haga por ti?».

Él dijo:

    «Señor, que recobre la vista».

Jesús le dijo:

    «Recobra la vista, tu fe te ha salvado».

Y enseguida recobró la vista y lo seguía, glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alabó a Dios.

Textos para profundizar:

Santa Teresa del Niño Jesús. Historia de un alma:

“Antes de hablarte de esta prueba, Madre querida, debería haberte hablado de los ejercicios espirituales que precedieron a mi profesión. Esos ejercicios, no sólo no me proporcionaron ningún consuelo, sino que en ellos la aridez más absoluta y casi casi el abandono fueron mis compañeros. Jesús dormía, como siempre, en mi navecilla.

¡Qué pena!, tengo la impresión de que las almas pocas veces le dejan dormir tranquilamente dentro de ellas. Jesús está ya tan cansado de ser él quien corra con los gastos y de pagar por adelantado, que se apresura a aprovecharse del descanso que yo le ofrezco. No se despertará, seguramente, hasta mi gran retiro de la eternidad; pero esto, en lugar de afligirme, me produce una enorme alegría...

Verdaderamente, estoy lejos de ser santa, y nada lo prueba mejor que lo que acabo de decir. En vez de alegrarme de mi sequedad, debería atribuirla a mi falta de fervor y de fidelidad. Debería entristecerme por dormirme (¡después de siete años!) en la oración y durante la acción de gracias. Pues bien, no me entristezco... Pienso que los niños agradan tanto a sus padres mientras duermen como cuando están despiertos; pienso que los médicos, para hacer las operaciones, [76rº] duermen a los enfermos. En una palabra, pienso que «el Señor conoce nuestra masa, se acuerda de que no somos más que polvo».

Mis ejercicios para la profesión fueron, pues, como todos los que vinieron después, unos ejercicios de gran aridez. Sin embargo, Dios me mostró claramente, sin que yo me diera cuenta, la forma de agradarle y de practicar las más sublimes virtudes”. (Santa Teresa del Niño Jesús. Historia de un alma, Manuscrito A, 75v).



2 comentarios

2 Comments


Señor Jesús dame la gracia de ser constante en la oración y cómo el ciego no me cansé de gritar gracias Jesús por esté hermoso evangelio.

Padre David gracias por ser mi guía espiritual y darme las pautas para nunca dejar de orar de verdad muchas gracias.🙏🙏🌺🌺

Like

Romea Serani
Romea Serani
Nov 20, 2023

Jesús dame la gracia de siempre buscarte, llamarte, esperarte de corazón con fe y esperanza, sabiendo que me acompañas y me amas en todo momento y circunstancia, aunque yo no Te sienta.


De la mano de María Te seguiré buscando, llamando y esperando, en los momentos de consolación y en los de sequedad, para que Tu triunfes en mi y puedas descansar en mi.


¡Te lo pido a Ti Jesús, Hijo de David, porque al final, todo es gracia!.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page