top of page

Evangelio 21 marzo 2023 (Jn 5,1-16) Padre David de Jesús. La peor enfermedad.

El Evangelio de hoy (Jn 5,1-16):

SE celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.

Hay en Jerusalén, junto a la Puerta de las Ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos.

Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.

Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:

«¿Quieres quedar sano?».

El enfermo le contestó:

«Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado».

Jesús le dice:

«Levántate, toma tu camilla y echa a andar».

Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.

Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:

«Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla».

Él les contestó:

«El que me ha curado es quien me ha dicho: “Toma tu camilla y echa a andar”».

Ellos le preguntaron:

«¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?».

Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, a causa del gentío que había en aquel sitio, se había alejado.

Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:

«Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor».

Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.

Por esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

Textos para profundizar:

Catecismo de la Iglesia Católica:

1488. A los ojos de la fe, ningún mal es más grave que el pecado y nada tiene peores consecuencias para los pecadores mismos, para la Iglesia y para el mundo entero.

Santa Teresa de Jesús. Libro de la vida.

1. Pues ya andaba mi alma cansada y, aunque quería, no le dejaban descansar las ruines costumbres que tenía. Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una imagen que habían traído allá a guardar, que se había buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó por nosotros. Fue tanto lo que sentí de lo mal que había agradecido aquellas llagas, que el corazón me parece se me partía, y arrojéme cabe El con grandísimo derramamiento de lágrimas, suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle.

2. Era yo muy devota de la gloriosa Magdalena y muy muchas veces pensaba en su conversión, en especial cuando comulgaba, que como sabía estaba allí cierto el Señor dentro de mí, poníame a sus pies, pareciéndome no eran de desechar mis lágrimas. Y no sabía lo que decía, que harto hacía quien por sí me las consentía derramar, pues tan presto se me olvidaba aquel sentimiento. Y encomendábame a aquesta gloriosa Santa para que me alcanzase perdón.

3. Mas esta postrera vez de esta imagen que digo, me parece me aprovechó más, porque estaba ya muy desconfiada de mí y ponía toda mi confianza en Dios. Paréceme le dije entonces que no me había de levantar de allí hasta que hiciese lo que le suplicaba. Creo cierto me aprovechó, porque fui mejorando mucho desde entonces.

4. Tenía este modo de oración: que, como no podía discurrir con el entendimiento, procuraba representar a Cristo dentro de mí, y hallábame mejor -a mi parecer- de las partes adonde le veía más solo. Parecíame a mí que, estando solo y afligido, como persona necesitada me había de admitir a mí. De estas simplicidades tenía muchas.

En especial me hallaba muy bien en la oración del Huerto. Allí era mi acompañarle. Pensaba en aquel sudor y aflicción que allí había tenido, si podía. Deseaba limpiarle aquel tan penoso sudor. Mas acuérdome que jamás osaba determinarme a hacerlo, como se me representaban mis pecados tan graves. Estábame allí lo más que me dejaban mis pensamientos con El, porque eran muchos los que me atormentaban. Muchos años, las más noches antes que me durmiese, cuando para dormir me encomendaba a Dios, siempre pensaba un poco en este paso de la oración del Huerto, aun desde que no era monja, porque me dijeron se ganaban muchos perdones. Y tengo para mí que por aquí ganó muy mucho mi alma, porque comencé a tener oración sin saber qué era, y ya la costumbre tan ordinaria me hacía no dejar esto, como el no dejar de santiguarme para dormir. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la vida 9,1-4).



5 comentarios

5 Comments


Guest
Mar 21, 2023

Saludos desde Puerto Rico 🇵🇷 En plena pandemia encontré un libro sobre San José, es el santo d los santos. patrono d la familia y terror d los demonios… no he dejado d pedir su interseción en estos momentos donde hay tanta oscuridad y ataques a la familia. Bendiciones ! 🙏

Like

Guest
Mar 21, 2023

San José, intercede por esta persona,llena d amor, esperanza y paz su abatido corazón. Se luz en la oscuridad… Dios nuestro único y fiel amor y amigo. Bendiciones !🙏

Like

Romea Serani
Romea Serani
Mar 21, 2023

Cuanto deseo tener ese encuentro personal contigo, dolerme de mis pecados, recibir Tu perdón y en algo aliviar tu cuerpo llagado....

Jesús, solo pienso en Ti.

Like

Yo de verdad no tengo a nadie desde hace demasiado tiempo y por eso soy completamente infeliz. Además tengo mucho dolor en el alma y es una tortura insoportable y por eso siempre deseo morirme. Hoy mismo les escribí un mail pidiendo oración por este motivo. Me siento como maldita y condenada y es una tortura existir pues no tengo a nadie, pues se murieron mis papás y no le importo a nadie y todos me abandonaron y hasta me obligaron a vivir en un país donde nunca he querido ir y donde la gente es horrible y malvada. Yo soy la persona que no tiene a nadie y que como dice el padre David, tiene mucho dolor en el…

Like
Romea Serani
Romea Serani
Mar 21, 2023
Replying to

Izyec, oro por ti para que Jesús te sane ese dolor en el alma y para que te sientas muy amada por ÉL y por la Santísima Virgen María.

La Paz del Señor.

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page