top of page

Evangelio 26 marzo 2023 (Jn 11,1-45) Padre David de Jesús. Domingo 5 Cuaresma.

El Evangelio de hoy (Jn 11,1-45):

EN aquel tiempo, aquel tiempo, había caído enfermo un cierto Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta, su hermana. María era la que ungió al Señor con perfume y le enjugó los pies con su cabellera; el enfermo era su hermano Lázaro. Las hermanas le mandaron recado a Jesús diciendo:

«Señor, el que tú amas está enfermo».

Jesús, al oírlo, dijo:

«Esta enfermedad no es para la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella». Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo se quedó todavía dos días donde estaba.

Solo entonces dijo a sus discípulos:

«Vamos otra vez a Judea».

Los discípulos le replicaron:

«Maestro, hace poco intentaban apedrearte los judíos, ¿y vas a volver de nuevo allí?».

Jesús contestó:

«¿No tiene el día doce horas? Si uno camina de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero si camina de noche tropieza, porque la luz no está en él».

Dicho esto, añadió:

«Lázaro, nuestro amigo, está dormido; voy a despertarlo».

Entonces le dijeron sus discípulos:

«Señor, si duerme, se salvará».

Jesús se refería a su muerte; en cambio, ellos creyeron que hablaba del sueño natural.

Entonces Jesús les replicó claramente:

«Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros de que no hayamos estado allí, para que creáis. Y ahora vamos a su encuentro».

Entonces Tomás, apodado el Mellizo, dijo a los demás discípulos:

«Vamos también nosotros y muramos con él».

Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Betania distaba poco de Jerusalén: unos quince estadios; y muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María para darles el pésame por su hermano.

Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedó en casa. Y dijo Marta a Jesús:

«Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá».

Jesús le dijo:

«Tu hermano resucitará».

Marta respondió:

«Sé que resucitará en la resurrección en el último día».

Jesús le dijo:

«Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?».

Ella le contestó:

«Sí, Señor: yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo».

Y dicho esto, fue a llamar a su hermana María, diciéndole en voz baja:

«El Maestro está ahí y te llama».

Apenas lo oyó se levantó y salió adonde estaba él, porque Jesús no había entrado todavía en la aldea, sino que estaba aún donde Marta lo había encontrado. Los judíos que estaban con ella en casa consolándola, al ver que María se levantaba y salía deprisa, la siguieron, pensando que iba al sepulcro a llorar allí. Cuando llegó María adonde estaba Jesús, al verlo se echó a sus pies diciéndole:

«Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano».

Jesús, viéndola llorar a ella y viendo llorar a los judíos que la acompañaban, se conmovió en su espíritu, se estremeció y preguntó:

«¿Dónde lo habéis enterrado?».

Le contestaron:

«Señor, ven a verlo».

Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban:

«¡Cómo lo quería!».

Pero algunos dijeron:

«Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que este muriera?».

Jesús, conmovido de nuevo en su interior, llegó a la tumba. Era una cavidad cubierta con una losa. Dijo Jesús:

«Quitad la losa».

Marta, la hermana del muerto, le dijo:

«Señor, ya huele mal porque lleva cuatro días».

Jesús le replicó:

«No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios ?».

Entonces quitaron la losa.

Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo:

«Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado».

Y dicho esto, gritó con voz potente:

«Lázaro, sal afuera».

El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo:

«Desatadlo y dejadlo andar».

Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Textos para profundizar:

Oración colecta

TE pedimos, Señor Dios nuestro,

que, con tu ayuda, avancemos animosamente

hacia aquel mismo amor

que movió a tu Hijo a entregarse a la muerte

por la salvación del mundo.

Por nuestro Señor Jesucristo.

Prefacio/ LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO

V/. El Señor esté con vosotros. R/.

V/. Levantemos el corazón. R/.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/.


EN verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación,

darte gracias siempre y en todo lugar,

Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,

porque Cristo, nuestro Señor.


El cual, verdadero hombre,

lloró a su amigo Lázaro,

y, Dios eterno,

lo hizo salir del sepulcro.

El mismo, compadecido del género humano,

nos conduce a la vida nueva

por medio de los santos sacramentos.


Por él, los coros de los ángeles

adoran tu gloria eternamente,

gozosos en tu presencia.

Permítenos asociarnos a sus voces

cantando con ellos tu alabanza:


Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en nombre del Señor.

Hosanna en el cielo.



3 comentarios

3 Comments


A R
A R
Mar 28, 2023

La Paz de Dios, padre y hermanos.

Lo que siempre me ha chocado de este pasaje del Evangelio es que Jesús llorase. Lo que hoy he pensado es que lloró al ver la tristeza de María, de Marta y de los judíos que estaban alli, más que por la muerte de Lázaro , puesto que El sabía que lo iba a resucitar. Seguramente le da pena ver la fragilidad del ser humano, cómo se quiebra tan fácilmente ante las dificultades. Le duele en Su Corazón vernos sufrir. Por eso Se entregó por nosotros. Alabado sea por siempre nuestro Señor Jesuscristo, Dios y Hombre Verdadero. Amor infinito, Ternura infinita, Compasión infinita. Nuestro Señor Jesucristo, Señor del Gran Poder, como dicen en…

Like

Gracias amado Jesús porque siempre estás ahí en el momento justo de nuestra vida gracias también por tu ejemplo de amor y de lealtad a la amistad bendito seas un fuerte abrazo Padre David y muy bendecido y feliz domingo amén ♥️♥️🌟🌟

Like

Romea Serani
Romea Serani
Mar 26, 2023

Gracias Señor, porque, como a Lázaro, nos llamas a una vida nueva por medio de los Sacramentos.


Nos desatas y nos animas a levantarnos y a andar.

Que nuestros pasos nos acerquen cada vez más Ti.


Gracias por todo Señor. En especial, gracias por quererme y protegerme tanto!

Like

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page