top of page

La vida espiritual en frases breves. 15) Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo Único.

Textos para profundizar


Juan 3, 13-20:


«Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios. Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios».


Concilio Vaticano II, Dei Verbum 2:


«Agradó a Dios en su bondad y sabiduría revelarse a sí mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad (cf. Ef 1,9), en virtud del cual los hombres, por medio de Cristo, Verbo hecho carne, tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y llegan a ser partícipes de la naturaleza divina (cf. Ef 2,18; 2 Pe 1,4). Así pues, por esta revelación, el Dios invisible (cf. Col 1,15; 1 Tim 1,17), movido por su desbordante caridad, habla a los hombres como amigos (cf. Ex 33,11; Jn 15,14-15) y trata con ellos (cf. Bar 3,38), para invitarlos a la comunión consigo y recibirlos en ella (...) La verdad íntima tanto acerca de Dios como de la salvación humana transmitida por medio de esta revelación brilla para nosotros en Cristo, que es a un tiempo mediador y plenitud de toda la revelación».


«Esta economía de la revelación se realiza con hechos y palabras intrínsecamente conexos entre sí, de manera que las obras realizadas por Dios en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y las realidades significados por las palabras; y las palabras, por su parte, proclaman las obras e iluminan el misterio contenido en ellas».


Números 21, 4-9:


«Desde el monte Hor se encaminaron hacia el mar de Suf, rodeando el territorio de Edón. El pueblo se cansó de caminar y habló contra Dios y contra Moisés: «¿Por qué nos has sacado de Egipto para morir en el desierto? No tenemos ni pan ni agua, y nos da náuseas ese pan sin sustancia». El Señor envió contra el pueblo serpientes abrasadoras, que los mordían, y murieron muchos de Israel. Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo: «Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti; reza al Señor para que aparte de nosotros las serpientes». Moisés rezó al Señor por el pueblo y el Señor le respondió: «Haz una serpiente abrasadora y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla». Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte. Cuando una serpiente mordía a alguien, este miraba a la serpiente de bronce y salvaba la vida».

Catecismo de la Iglesia Católica 458:


«El Verbo se encarnó para que nosotros conociésemos así el amor de Dios: "En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él" (1 Jn 4, 9). "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" (Jn 3, 16)».


Juan 13, 1-5:


«Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando; ya el diablo había suscitado en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, la intención de entregarlo; y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.


Génesis 22, 1-19:


«Después de estos sucesos, Dios puso a prueba a Abrahán. Le dijo: «¡Abrahán!». Él respondió: «Aquí estoy». Dios dijo: «Toma a tu hijo único, al que amas, a Isaac, y vete a la tierra de Moria y ofrécemelo allí en holocausto en uno de los montes que yo te indicaré».


Catecismo de la Iglesia Católica 219:


«El amor de Dios a Israel es comparado al amor de un padre a su hijo (cf. Os 11,1). Este amor es más fuerte que el amor de una madre a sus hijos (cf. Is 49,14-15). Dios ama a su pueblo más que un esposo a su amada (Is 62,4-5); este amor vencerá incluso las peores infidelidades (cf. Ez 16; Os 11); llegará hasta el don más precioso: "Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único" (Jn 3,16)».



2 comentarios

2 comentarios


Qué bendición tan grande está enseñanza Padre Alfredo qué me dice el amor inmenso qué el Señor siente por mí muchas gracias Padre por recordármelo qué nuestra Madre Santísima la Virgen María nos guarde a todos en su bendito corazón amén.🙏🙏♥️♥️

Me gusta

Romea Serani
Romea Serani
09 jun 2023

Que alegría y que deleite me dió escucharlo querido Padre Alfredo, su reflexión de hoy es una joya que atesoro en mi corazón y que me invita a volver a ella varias veces para poderla saborear y aprovechar al máximo, para llenar mi corazón del Amor de Dios y así tratar de contagiarlo a mi alrededor.


Cada concepto, cada palabra, cada giro ratifica el Amor de Dios por nosotros.


Que feliz y agradecida estoy de pertenecer a esta familia de María con nosotros. Seguiré meditando en silencio este precioso regalo que nos ha hecho hoy.


Unidos en ferviente, confiada y tranquila oración.


La Paz del Señor!

Me gusta

Suscríbete a nuestro boletín
Recibe nuestro boletín en tu correo electrónico

Recibirás un email para confirmar tu suscripción

bottom of page